Indicaciones y Propiedades

Enfermedades más comunes que responden positivamente al tratamiento con Plata Coloidal

La siguiente lista solo algunas de las enfermedades más conocidas que responden positivamente al tratamiento con plata coloidal:

Abscesos
Colitis
Fibrosis
Irritaciones leves
Reumatismo
Inflamación de vejiga

Acné
Conjuntivitis
Gangrena
Lepra
Salmonela
Escarlatina

Alergias
Dermatitis
Garganta Irritada
Lunares
Sífilis
Picaduras de abeja

Artrítis
Difteria
Gastritis
Lupus
Sinusitis
Vértigo de Menier

Asma
Disentería
Hepatitis
Soriasis
Sistema Linfático
VIH

Bronquitis
Dolor de muelas
Herpes
Infección de oídos
Tonsilitis


Cáncer
E. Colli
Infecciones Virales
Osteoporosis
Toxemia


Cáncer de Piel
Encías
Influenza
Quemadas
Tracoma


Cistitis
Estress
Indigestión
Resfriados
Vaginitis


Cólera
Fatiga Crónica
Intoxicación
Retención de Agua
Varicela


Propiedades de la plata coloidal:

...es un poderoso germicida frente a virus, bacterias, hongos, levaduras y otros parásitos patógenos.
...protege de forma natural contra las infecciones.
...alivia rápidamente las inflamaciones.
...es un antiséptico muy potente.
...se emplea con éxito en el tratamiento de más de 650 dolencias diferentes.
...mejora la digestión.
...reduce las toxinas del cuerpo.
...estimula el drenaje linfático.
...mejora la oxigenación de las células.
...aumenta el flujo de energía en el cuerpo.
...fortalece el sistema inmune y supone una especie de segundo sistema de defensas para el organismo.
...ayuda a eliminar las células tumorales.
...estimula el crecimiento de los huesos.
...favorece la curación de heridas y quemaduras.
...acelera los procesos de cicatrización.
...regenera los tejidos de forma rápida y efectiva.
...es beneficiosa durante el embarazo y para el feto.
...es un reconstituyente general del organismo.

Además es atóxica, no provoca efectos secundarios adversos, no interactúa o reacciona con otros medicamentos y puede consumirla cualquier persona.

Investigaciones recientes llevadas a cabo en universidades y centros de investigación de todo el mundo han podido confirmar los hallazgos de nuestros ancestros e, incluso, ampliar el listado de sus bondades e indicaciones. Y así, hoy se considera que la plata coloidal:

-Es un potente germicida de amplio espectro.
Ya en 1914 la revista The Lancet publicó los resultados de un estudio llevado a cabo por el doctor Henry Crookes con plata coloidal que demostró que es altamente germicida e inofensiva para el cuerpo humano. En aquel artículo el investigador norteamericano afirmaba: “No conozco ningún microbio que no haya podido ser eliminado en laboratorio con plata coloidal en un lapso de 6 minutos. Sin efectos secundarios negativos aun utilizando las concentraciones más altas”. Pues bien, recientes investigaciones realizadas en la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA, Estados Unidos) confirman que bastan esos 6 minutos –a veces menos- desde el contacto con la plata coloidal para que el germen muera. Lo que hace la plata coloidal es inactivar las enzimas que las bacterias, hongos, virus, levaduras y otros microorganismos usan para su metabolismo del oxígeno; es decir, consigue inutilizar el pulmón químico de dichos parásitos y de sus formas pleomórficas o mutantes y eliminarlas incluso en su etapa de huevos. Por ese motivo, al contrario de lo que ocurre con los antibióticos sintéticos, el microorganismo no puede desarrollar mecanismos de resistencia ni ningún tipo de mutación que le permita escapar de la acción germicida de la plata.
Luego las células del sistema reticuloendotelial -que es parte del sistema inmune- logran expulsar del cuerpo los gérmenes ya muertos. Por tanto, la plata coloidal funciona como un catalizador ya que su sola presencia hace que muchos microorganismos causantes de enfermedades infecciosas no puedan respirar y mueran asfixiados. Y lo hace con unos ¡650 tipos diferentes de gérmenes! Entre ellos, como demostró en 1988 el doctor Larry C. Ford -investigador de la Escuela de Medicina de la citada universidad californiana-, los streptococcus pyogenes, staphylococcus aureus, neisseria gonorrea, garnerella vaginalis, salmonella typhi y otros microbios patógenos entéricos así como la candida albicans, la candida globata y la malassezia furfur por citar sólo algunos. De ahí que el doctor Harry Margraf –bioquímico e investigador de la Universidad de Saint Louis (Estados Unidos), colaborador de la Universidad de Washington y pionero en la investigación de la plata- llegara a afirmar: “La plata coloidal es, sin duda, el mejor y más versátil combatiente de gérmenes que tenemos”.
Además, al contrario que los antibióticos sintéticos –que destruyen las enzimas y bacterias benéficas-, la plata coloidal no provoca daño alguno ni a las enzimas ni a ningún otro componente del organismo humano. Y es así porque sólo ataca las enzimas de formas de vida unicelulares que son radicalmente diferentes a las de los organismos pluricelulares. Sin olvidar que dentro del cuerpo humano la plata coloidal no forma compuestos tóxicos ni reacciona con otra cosa que no sea la enzima metabolizadora de oxígeno de un germen unicelular. Por tanto, no puede causar rechazos o alergias de ningún tipo.

-Constituye un segundo sistema de defensas.
La plata coloidal no sólo elimina los virus, bacterias y demás gérmenes capaces de hacernos enfermar sino que además fortalece nuestro sistema inmune y nos ayuda a prevenir numerosas dolencias, especialmente las de tipo infeccioso. Así lo afirmaba ya a finales de la década de los 70 del siglo pasado el doctor Robert O. Becker –cirujano ortopédico investigador en Medicina durante más de 30 años y considerado uno de los padres de la Electromedicina y la Electroquímica así como uno de los pioneros en el resurgir de la plata en aplicaciones médicas- que constató una correlación entre los valores bajos de plata en el cuerpo y los estados de enfermedad y fue el primero en afirmar que “la deficiencia de plata es responsable del funcionamiento incorrecto del sistema inmune”. En 1978 Becker publicaría un estudio en el que se podía leer: “Gracias a la investigación de ‘mente abierta’la plata coloidal está emergiendo como una maravilla de la medicina moderna. Un antibiótico puede matar quizás a una docena de organismos patógenos diversos pero la plata mata alrededor de 650 y sin que se generen mutaciones resistentes. Es más, además de acabar con los microorganismos causantes de decenas de enfermedades la plata coloidal estimula de forma notable el sistema de defensas del cuerpo humano”. Y es que, como han corroborado investigaciones posteriores, tomada diariamente la plata coloidal proporciona, por su gran efectividad y por la rapidez con la que actúa, un verdadero “segundo sistema de defensas” que produce energía, vitalidad y vigor, reduce las toxinas del cuerpo (al aumentar el fluido y drenaje linfático lo que mejora la oxigenación, la regeneración de las células y el flujo de energía en el cuerpo), provoca una significativa elevación de glóbulos blancos en la sangre y genera una rápida sensación de alivio. Además se ha constatado que no afecta a las bacterias benéficas del intestino grueso porque la plata coloidal –en dosis normales- se absorbe en los primeros metros del intestino delgado. Y como no interactúa con ninguna sustancia del cuerpo no puede causar alergia o rechazo. Es más, según investigaciones de la Brigham Young University (Utah, EEUU) la plata coloidal elimina el VIH, presunto virus causante del Sida. Y aunque la FDA norteamericana no permite aún el uso del coloide de plata para tratar esta enfermedad ha autorizado ya su uso en las derivadas de un VIH activo.

-Ayuda a eliminar las células tumorales.
El doctor Bjorn Nordestrom -del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia)- viene utilizando desde hace décadas la plata coloidal para el tratamiento del cáncer con resultados sorprendentes. De hecho ha publicado varios casos de rápida remisión en pacientes desahuciados. Peor suerte corrió el intento del ya citado doctor Becker que a principios de la década de los 80 del pasado siglo XX empezó a investigar la posible capacidad de la plata coloidal para inhibir la mutación de células cancerosas y dejó de inmediato de recibir subvenciones públicas hasta que, finalmente, se vio obligado a cerrar su laboratorio sin concluir sus investigaciones. Otros, como el doctor Gary Smith –pionero en la investigación del cáncer-, llegó a afirmar tras años de estudio que “cuando la plata está presente las células cancerosas son diferenciadas y el cuerpo restablecido. De ahí que posiblemente una deficiencia de plata sea una de las muchas razones de que exista el cáncer y de que aumente tan rápidamente ”.

-Promueve la curación de heridas y quemaduras.
De hecho se usa en las unidades de quemados de los principales hospitales por ser considerado como un potente antiséptico y un efectivo reparador de los tejidos. Y es que se ha contrastado que evita la infección, acelera el proceso de cicatrización y atenúa las cicatrices o marcas posteriores a las heridas o quemaduras.

-Estimula el crecimiento de los huesos.
A finales de los años 70 del siglo pasado el ya mencionado doctor Robert O. Becker descubrió, mientras estudiaba la capacidad de regeneración de los tejidos humanos, que la plata coloidal promueve el crecimiento del hueso. Y observó que además eliminaba las infecciones circundantes sin dañar los tejidos sanos y reducía en un 50% el tiempo de convalecencia en casos de fracturas.

-Supone una ayuda durante el embarazo y para el feto.
Se ha comprobado que la plata coloidal favorece el crecimiento y la salud del feto y hace que el parto y la recuperación de la madre sean más fáciles y rápidos.
A todo lo dicho hay que añadir que ayuda a aliviar la inflamación, mejora la digestión y es un reconstituyente general del organismo. De hecho muchas personas que la toman a diario afirman sentirse más jóvenes. La explicación está, según los expertos, en que el cuerpo, gracias a las propiedades preventivas e inmunopotenciadoras de la plata coloidal, puede utilizar sus energías para otras tareas distintas a luchar constantemente contra la enfermedad.
En suma, la plata coloidal es una alternativa totalmente natural, segura, barata, eficaz y sin efectos secundarios; y además es efectiva contra las cepas microbianas que son resistentes a los antibióticos convencionales.